Gracias a la Comisión presidida por la senadora Ana Lilia Rivera, se aprueba por unanimidad la Guardia Nacional

Senadora tlaxcalteca logró un acuerdo entre los diferentes partidos políticos en el Senado de la República en beneficio de la seguridad nacional, a través de la Comisión de Estudios Legislativos Segunda

Este jueves por la mañana, los líderes de las fracciones parlamentarias de Morena, PAN, PRI, PRD, PT, Movimiento Ciudadano, Encuentro Social y PVEM, dieron a conocer que se había llegado a un acuerdo para la creación de la Guardia Nacional propuesta por el presidente Andrés Manuel López Obrador, donde la presidenta de la Comisión de Estudios Legislativos Segunda, Ana Lilia Rivera, jugó un rol importante para llevar a cabo dicho acuerdo junto con la Comisión de Puntos Constitucionales y los coordinadores de todas las bancadas de senadores.

“Es un honor para el senado hacer el dictamen de la ley más importante del sexenio de la cuarta transformación, la Ley de la Guardia Nacional, que contempla programas sociales y el desarrollo económico del país”, dijo la senadora durante su participación en    el estrado del Senado, además de asegurar que “se puede concluir que el proyecto de      Guardia Nacional se apega al criterio fijado por el tribunal supranacional”.                                  

Los líderes de los partidos políticos estacaron que la Guardia Nacional será de carácter civil tanto en el mando como en los procesos administrativos, teniendo como propósito la creación de un cuerpo de seguridad pública a través de la educación y la capacitación profesional de la Fuerza Armada que garantice la seguridad de las y los mexicanos basado en el respeto a los derechos humanos.  Además, se confirmó la decisión de que ‘no se trata de militarizar al país, sino de brindar auxilio a este cuerpo de mando civil integrado por las policías Militar, Naval y Federal durante un periodo de máximo de cinco años’, a fin de contrarrestar la violencia que ha sumergido a la nación a través de los últimos dos sexenios.

El proyecto estima necesarios tres años para ir reclutando 50,000 elementos establecidos en la estrategia: 24,000 durante el primer año; 14,000 en el segundo año, y complementarlos con el tercer año. Una vez que se tengan esos efectivos (que se estima inclusive en 120,000 o hasta 150,000 al final del sexenio) el personal militar y naval se retirarán a sus respectivas labores.

La diferencia entre esta Guardia Nacional y los antiguos regímenes de seguridad militar, radica en que el reclutamiento no se realizará de manera cerrada entre cuarteles sino de manera abierta entre la población civil; la capacitación contemplará una fuerte formación en el apego al respeto de los derechos humanos y, en este nuevo cuerpo de seguridad, no existirán fueros corporativos o de excepción a sus integrantes y el procesamiento de faltas o abusos de autoridad correrá a cargo de la justicia civil y no de tribunales especiales.

Por otro lado, no se pretende que esta sea la única estrategia para erradicar la violencia, ya que esta estrategia pertenece a la fórmula ‘80-20’ donde el 20% estará dirigido a las reformar al sistema de seguridad, como lo es la Guardia Nacional, y el otro 80% estará dirigido a programas sociales y educativos para comenzar a cosechar una cultura de paz y de oportunidades abiertas a la educación y el empleo para la población mexicana y, de esta manera, no haya necesidad de recurrir a acciones antisociales como es el robo, el secuestro o la integración al crimen organizado como el narcotráfico, entre otros.  ion(eU�^Y#J�

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *